UN MUNDO EN CRISIS
La vuelta al mundo
Libros de viaje
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo

Domingo 02-12-2012

UN MUNDO EN CRISIS


Si sigues haciendo lo que estás
haciendo, seguirás consiguiendo
lo que estás consiguiendo.
Stephen Covey


‘Cuentan que el único superviviente de un naufragio llegó a una isla deshabitada. Pasaron los días y nadie acudía en su ayuda.
Desesperado, optó por construirse una casa de madera.

Tras varios meses de arduo trabajo, construyó una casa muy decente que le serviría para protegerse del frío, ahora que llegaba el
invierno. Un buen día salió a buscar comida. Cuando regresó al
anochecer, vio que su casa estaba ardiendo en llamas. Rendido, se tiró al suelo y no paró de llorar hasta quedarse sin lágrimas. Se
maldijo una y mil veces, pensando que era el hombre más desafortunado del mundo. Lo peor había ocurrido. Lo había perdido todo y
se encontraba en un estado de desesperación y rabia. Cuando se quedó sin fuerzas, cayó profundamente dormido.

Le despertó el ruido de los motores de un enorme barco. Incrédulo, se dirigió hacia allí.
–¿Cómo supieron que estaba aquí? –preguntó a sus salvadores.
–Vimos sus señales de humo –contestaron ellos.’


Nos encanta este cuento sufí, porque nos recuerda que las cosas que pasan no se deberían nunca catalogar como buenas o malas.
Simplemente suceden y son una secuencia que forman parte de un todo y eso hace que el más desafortunado de los sucesos,
la crisis más grande de todas, pueda ser el primer eslabón hacia un futuro esplendoroso, el camino directo a la
felicidad.
Las crisis son una magnífica oportunidad para que se produzca un cambio importante. Nosotros hemos tenido
algunas en nuestras vidas y de ellas hemos salido convencidos de que los malos momentos son imprescindibles.
Una crisis nos hizo preguntarnos, hace ya algunos años, qué queríamos hacer con nuestras vidas. Aquella crisis provocó un terremoto
personal, que se saldó con la decisión de dejarlo todo y emprender nuestra primera vuelta
al mundo
.

Tuvimos otra crisis, esta vez de salud, que provocó otro cambio abismal, el de empezar a escuchar a nuestro cuerpo y cambiar los
hábitos que nos estaban matando. Desde aquel día sabemos que cuerpo y mente, sin duda, son compañeros de viaje inseparables.
La última de nuestras crisis se desarrolló en nuestra tercera vuelta al mundo, y
fue una mezcla de varias cosas, pero quizás sobresalió entre todas ellas la crisis vocacional de no saber si algún día seríamos capaces
de ganarnos la vida escribiendo. En realidad, aquella crisis escondía un miedo al futuro, un miedo al fracaso. Y el cambio que aquella
crisis provocó, fue el hecho de que decidiéramos ser valientes y mirásemos a nuestro sueño a los ojos, de frente, para acto seguido
enfocar todos nuestros esfuerzos para conseguirlo.

Pero si hay algo para lo que realmente son útiles las crisis, es para darnos cuenta de que estamos haciendo algo mal. De hecho,
podríamos decir que es la única misión de una crisis, su única razón de existir. Y sería absurdo obviarlo. Porque intentar saber por qué
el mundo está en crisis, es tan fácil como pararse a enumerar las cosas que se han hecho mal. Y solucionar la crisis
es todavía más sencillo: dejar de hacerlas.
Pero decir que el mundo está padeciendo una crisis económica no es del todo cierto. Nosotros lo hemos podido comprobar en esta
tercera vuelta al mundo, al ver la manera cómo está evolucionando Asia, el enorme crecimiento que está experimentando este
continente. El problema reside en que es un crecimiento que sigue las pautas con las que se ha estrellado el mundo occidental, o sea
que la situación es bastante penosa porque es presenciar una película de la cual ya sabes el final. Quizás el final pudiera ser distinto si
se cambiara el modo de hacer las cosas, pero el sistema capitalista se ha exportado tan maquiavélicamente bien, que Asia ha acabado
por hacerlo suyo.

El capitalismo es un sistema muy sencillo, que se basa en el hecho de que para que existan ricos, tienen que haber pobres. Si no, el
sistema no funciona, no se sostiene. Para que en una parte del mundo la gente compre productos a muy bajo precio, en otra parte del
mundo los tienen que fabricar de manera sospechosamente barata. Para que un salvaje gane dinero especulando con los alimentos en
la bolsa, tiene que haber millones de personas pagando un precio excesivo por tener un plato de arroz en la mesa. Para que un
depravado se gane la vida negociando con la vivienda, tiene que haber demasiadas personas ultrahipotecadas
pagando un dineral por un lugar donde vivir dignamente.
Este sistema, finalmente no ha acabado siendo válido ni siquiera para la clase media, que de alguna manera miraba hacia otro lado
cuando consumía productos de dudosa ética, o cuando obtenía algún tipo de beneficio aún a sabiendas de que su acción implicaba que
alguien saliera perjudicado o que su consumo perjudicara al planeta.
Afortunadamente la economía basada en el crecimiento sin límites se ha mostrado tan débil como ciertamente lo
es, y como un castillo de naipes se ha desmoronado el sistema, que consistía en consumir lo suficiente como para no tener tiempo en
pensar por qué se tenía que consumir tanto.

Pero felizmente esto ha llegado a su fin. Nosotros siempre hemos dicho que el gran cáncer del mundo residía en el hecho de que
la gente que podía cambiarlo vivía medianamente bien y no perdía el tiempo soñando una realidad diferente.
Esto, actualmente, ya no es así. La clase media ha despertado del ilusorio sueño de pensar que podía comprar todo lo que quería, y de
repente se ha encontrado con la dolorosa verdad de entender que el sistema era tan inestable como macabro.
Como siempre, la peor parte de la crisis se la llevan las clases bajas, los colectivos más desfavorecidos, los que actualmente están
sufriendo la crisis de verdad. Y también como siempre, la clave está en lo que haga la clase media, y ahí radica toda la esperanza de
que un cambio pueda suceder. Porque el mundo seguirá estando en crisis mientras se siga haciendo lo que se ha
estado haciendo los últimos años. De hecho, sería ilógico salir de una crisis sin dejar de hacer lo que te ha llevado a ella. Eso es lo que
nos alegra y lo que nos da fuerza para seguir soportando estos momentos: saber que no se solucionará nada hasta que haya un cambio
importante y profundo en nuestra conducta.

Todas las crisis de nuestra vida, las hemos podido superar gracias a un golpe de timón que ha provocado una transformación total, una
metamorfosis vital. Nos gustaría que a nivel global sucediera lo mismo, y que la actual crisis se solucionase con una profunda
renovación, con una alteración de todos nuestros valores.
Nosotros estamos preparados para vivir este cambio, esta nueva adaptación a las circunstancias... como cada vez que cruzamos una
nueva frontera.

Este post es un capítulo de nuestro libro Todo al 69. El libro sigue el estilo de narración
de este escrito, o sea que si te ha gustado, puedes conocer más sobre nuestro en este link





11 Comentarios
Añadir comentario
2/12/2012 - Lidia
Hola! En primer lugar enhorabuena por vuestra tercera vuelta. Me imagino que ya os lo habréis planteado, pero van a estar vuestros libros disponibles para comprar en formato para e-book?
2/12/2012 - Xavier y Carme - lavueltaalmundo.net
Hola Lidia,
Si, está planeado para dentro de unos meses. Iremos informando en la web.
Gracias por tu interés. Chao!!!
5/12/2012 - Iosu (un viajero por el mundo)
Muy bueno el cuento y muy buena la reflexión. Animo chicos.
9/12/2012 - Sebastian
Sois grandes y a mas de uno le gustaría poder hacer lo mismo! Continúen así!
23/01/2013 - juan
Tengo que agradecerles el cuento sufí y el resto del artículo.
Aunque probablemente ya lo tenia interiorizado, el leerlo me ha abierto los ojos.
Estoy absolutamente de acuerdo con que las crisis ' Simplemente suceden y son una secuencia que forman parte de un todo y eso hace que el más desafortunado de los sucesos, la crisis más grande de todas, pueda ser el primer eslabón hacia un futuro esplendoroso, el camino directo a la felicidad'.
Por mi parte voy a perseguir mis sueños soltando primero el lastre que llevo cargando tantos años.
Gracias y suerte
12/08/2013 - Claudia
Hola chicos, me llamo Claudia, soy de Brasil pero vivo en barcelona desde hace 7 anos.Ayer, 11 de agosto, un amigo viajero me prestó vuestro libro TODO AL 69.Ya lo he finalizado, me quedé tan enganchada que no puedo explicarles!iba por todos los lados leyendo...Quiero agradeceros por compartir lo mejor de la vida que és viajar.Vuestro libro me ha inspirado a continuar más y más y me ha hecho tambien crescer, emocionarme con vuestros mensajes.
Quiero deciros que me ha gustado mucho la manera que mirais la vida, el mundo necesita seres humanos como vosotros.
gracias por me haberen proporcionado un lindo fin de semana de lectura, de emocíon de viajar junto con vosotros en cada capítulo.

Claudia de Queiroz
12/08/2013 - Xavier y Carme
Hola Claudia,
Tu mensaje nos ha subido mucho la moral. ¡Nos has alegrado el día!
Muchas gracias por tus palabras. ¡Un abrazo!
26/02/2014 - Jose
Sois muy grandes! admiro a la gente como vosotros.. admiro a la gente que cumple mis sueños
7/04/2014 - Jordi
estareu venent els llibres per Sant Jordi a BCN?
7/04/2014 - Xavier y Carme
Hola Jordi,
Sí, en teoria, si ens donen el permís els de l'ajuntament, estarem allà com cada any!
Aviam si ens veiem!
22/05/2014 - Iñaki
Os sigo desde hace tiempo aunque no os había escrito antes nunca. Las crisis son una gran oportunidad para descubrirte a ti mismo, para darte cuenta, para abrir los ojos y evolucionar. Yo he pasado varias grandes crisis y todas me han ayudado. De hecho ahora estoy en una de ellas en cuanto al futuro profesional, miedos, inseguridades, tratar de no volver a cometer errores que llevan por caminos ya conocidos. Por eso cuando os leo y veo por vuestra web que seguis adelante me emociono, pienso en que hay salida, en que si quieres, puedes, en que hay que resistir, resistir y resistir. Ahí está la clave. Os envío los ánimos y la energía que vosotros me dais a mi. Os felicito por vuestro proyecto vital

 
Camino solidario
Camino solidario
Realizar proyectos humanitarios, es el modo de agradecerle al mundo lo que nos ha dado.
ÚLTIMO PROYECTO: Kabarnet, Kenia
+ info
Usuario Colaborador
Usuario Colaborador
Esta web sería insostenible sin los Usuarios Colaboradores. Por 1 € al mes, podrás contribuir a que pueda seguir existiendo... + info