COLOMBO: GAJES DEL OFICIO
La vuelta al mundo
Libros de viaje
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo

Martes 16-08-2011

COLOMBO: GAJES DEL OFICIO

Sri Lanka ColomboParque del centro de Colombo, con el edificio del Ayuntamiento al fondo.

No suele pasar, pero a veces las cosas no salen como uno espera y es entonces cuando debe aflorar una de las virtudes que en principio un mochilero necesita tanto como el respirar. La resignación.

Y el día que llegamos a Sri Lanka, fue uno de esos días.
Siempre decimos que no es buena idea llegar a un sitio nuevo de noche. La percepción del lugar suele ser mucho más desfavorable que a plena luz del día.
En este caso, no pudimos evitarlo, pues nuestro vuelo procedente de Delhi aterrizó en Colombo, la capital de Sri Lanka, hacia las 8 de la noche. Llegar hasta la ciudad nos costó una hora y media, así pues nos plantamos en la gran capital a eso de las 9:30. Tuvimos que tomar un Auto-Rickshaw (aquí llamado three-wheeler) para que nos llevara al único hostal económico que sabíamos.
Una vez allí, y cuando el tipo de la recepción nos dijo que tan sólo tenía una habitación, respiramos aliviados. Tan sólo había un problema: La habitación la había dejado una persona esa misma tarde, a las 6, o sea que no estaba limpia.
No somos demasiado escrupulosos, así que no nos importó. Tan sólo pedimos que nos dejaran una sábanas limpias.
- A esta hora la lavandería está cerrada -nos dijo aquel recepcionista de pelos escasos pero muy alborotados- Podéis darle la vuelta a la sábana y ya está.

Evidentemente no nos gustaba la opción, pero la alternativa era ir a un hotel de más de 50 dólares la noche, así que aceptamos de mala gana.
Fue al subir la escalera que nos percatamos de la magnitud de la tragedia. Aquello era un hostal tenebroso, de película de terror. Y podemos aseguraros que hemos estado en muchos cuchitriles... pero aquello era escandaloso. En estos casos, siempre nos da por reír, aun no sabemos por qué.

Pero lo mejor estaba por venir. Después de un viaje de avión de varias horas, un trayecto aeropuerto-ciudad de 1 hora y media y de todo el sudor acumulado, siempre nos apetece, cuando llegamos a un hostal, darnos una buena ducha.
Pues bien, por primera vez en nuestra dilatada vida de viajeros, no fuimos capaces de ducharnos. Ahora, y mientras escribimos esto, aún no entendemos cómo no se nos ocurrió tomar una foto de aquella tenebrosa ducha.
El caso es que también estábamos hambrientos, así que decidimos salir a cenar algo. Pero nos encontramos con una ciudad fantasmal, cuyas calles habían sido tomadas por decenas de perros que ladraban y que corrían de arriba abajo. Si no fuera porque teníamos mucha hambre, habríamos vuelto al hostal.
El caso es que la búsqueda de un lugar para cenar fue un objetivo que tampoco pudimos conseguir. Tan sólo hallamos un par de garitos cuya comida en las estanterías roñosas haría juego con la ducha que recién habíamos visto.

No tuvimos más remedio que volver al hostal y dormir con la barriga vacía. Pero dormir tampoco iba a ser una tarea fácil. Una rata maliciosa estuvo toda la noche despertándonos cada dos por tres. Fue entonces cuando entendimos por qué el anterior inquilino se había ido a las 6 de la tarde.

Finalmente conseguimos dormir. Al día siguiente, tan pronto nos despertamos, fuimos a comprar los billetes de tren hacia nuestro siguiente destino, Trincomalee. El tren salía por la noche, así que aprovechamos el día para conocer un poco Colombo, libre de perros sarnosos y lleno de gente. Aquello era otra cosa.
Pero en nuestra mente tan sólo había un pensamiento: Las ganas de llegar a la costa. Hacía muchas semanas que deseábamos que aquel momento llegara.



Sri Lanka Colombo

Escultura de Buda


Sri Lanka Colombo

Calles de Colombo


Sri Lanka Colombo

Calles de Colombo




0 Comentarios
Añadir comentario
No hay comentarios sobre este blog
Camino solidario
Camino solidario
Realizar proyectos humanitarios, es el modo de agradecerle al mundo lo que nos ha dado.
ÚLTIMO PROYECTO: Kabarnet, Kenia
+ info
Usuario Colaborador
Usuario Colaborador
Esta web sería insostenible sin los Usuarios Colaboradores. Por 1 € al mes, podrás contribuir a que pueda seguir existiendo... + info