La vuelta al mundo
Libros de viaje
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo

Viernes 18-07-2008

VISITAR EL CANAL DE PANAMA: OTRO SUEÑO CUMPLIDO

Mujer de la etnia Cuna, PanamáMujer de la etnia Cuna

Todo empezó en la adolescencia, cuando un libro de Alberto Vázquez Figueroa, ¡Panamá, Panamá!, nos descubrió lo que está considerada como una de las mayores obras de ingeniería que ha llevado a cabo el ser humano, el Canal de Panamá.
La novela se desenvolvía en este escenario, y línea a línea, el autor conseguía meterte en la historia, ofreciendo datos curiosos no sólo en relación a lo que es el canal y su espectacular sistema de esclusas y presas de agua, sino también en lo que significó a nivel social tamaña obra, pues fueron miles de obreros, venidos desde diferentes paises, los que lo hicieron posible. Muchos de ellos, quizás demasiados, perdiendo la vida en el intento.
Por tal motivo, desde la adolescencia existía el cosquilleo de conocer este lugar, así que el pasado 6 de Julio, se vio cumplido otro sueño de aquellos que uno quiere hacer realidad antes de morir.

Llegamos pues a la entrada del centro de visitantes del canal muy ilusionados, más aun cuando vimos que había un museo que explicaba los detalles de esta gran obra.
Ya hacía muchos años que las grandes potencias veían la importancia de crear un canal que permitiera a las embarcaciones cruzar centroamérica, del océano Pacífico al Atlántico y viceversa.
Fueron los franceses, de la mano de Ferdinand Lesseps, los primeros que lo intentaron.
Pero su proyecto fue un rotundo fracaso, por dos causas insalvables.
La principal, el hecho de construir el canal a un mismo nivel, lo cual, y debido a las características topográficas de la zona, resultó inviable. La parte central de Panamá se eleva varios metros sobre el nivel del mar, así que la idea de crear una zona navegable sin tener en cuenta estos canvios de nivel fue del todo desacertada.
A este problema se añadió otra de igual gravedad: la pérdida de muchos obreros que morían a causa de la fiebre amarilla y la malaria.

Fueron los estadounidenses, posteriormente, los que lo intentaron de nuevo.
Pero evidentemente contaban con cierta ventaja, pues el fracaso francés les hizo entender que la única manera de salir victorioso en aquel proyecto era construyendo el canal a diferentes niveles.
Así se llegó a la conclusión de que se debían construir esclusas, que servirían para ascender y descender las embarcaciones durante los canvios de nivel.
(Hemos realizado una animación explicando el proceso. Puedes verlo aquí.
Puedes ver también el proceso real en las fotografías de este blog. Para ampliarlas, pulsa sobre la que tienes arriba)


Contemplar el proceso en vivo, viendo cómo un barco realiza las etapas, es muy interesante, pero especialmente uno no puede dejar de pensar en que, si hoy en día parece una obra impresionante, cómo debió ser de impactante hace casi 100 años, cuando se construyó.

Aparte del Canal, la ciudad de Panamá City tiene otro aspecto destacable, su casco antiguo.
Es uno de los centros históricos más bellos que hemos visto… pero también es el que, sin duda alguna, ofrece un peor aspecto, pues las casas están destartaladas y en sus fachadas se puede observar la decadencia de unos edificios que con el paso de los años han llegado hasta el lamentable estado actual.
Ahora parece que se están empezando a reconstruir algunos sectores… pero el deterioro es tan exagerado que pasará algun tiempo hasta que la zona muestre el aspecto que se merece.

Justo en el casco antiguo de Panama City es donde hemos tenido una sensación de peligrosidad que muy pocas veces hemos sentido antes. Un día hasta nos paró la policía en plena calle para advertirnos que no siguiéramos los pasos que estábamos dando y que cambiáramos de ruta. También alguna mujer salió de su casa para advertirnos que diéramos la vuelta y no entráramos en cierta calle. Lo más chocante de todo era que eran las 12 del mediodía…

En Panamá City también tuvimos otro pequeño problema, y es que nos costó horrores encontrar alojamiento pues de la lista de 6 o 7 que teníamos previstos, tan sólo 1 estaba abierto. Y además, era una cuchitril de mala muerte. El hostal era un piso de unos 120 metros cuadrados… y éramos más de 40 huéspedes.
La sensación de hacinamiento, junto con que el precio no era barato precisamente, nos llevaron a considerar nuestra estancia allí como inaceptable.
Así pues, apenas estuvimos un par de días en la capital.

Tan pronto nos marchamos de allí, enfilamos hacia el archipiélago Bocas del Toro, uno de los lugares turísticos de Panamá, situado en la costa del Caribe.
Si bien podríamos decir que se trata de unas islas paradisíacas, hubo varias circunstancias que hicieron que no estuviéramos demasiado a gusto.
En primer lugar, que al ser temporada de lluvias, los ratos de sol eran más bien escasos. Y hay pocas cosas tan aburridas como una isla paradisíaca en la que no para de llover.
Y otra cosa que nos decepcionó bastante, es la actitud hacia los turistas, pues nunca antes hemos estado en un lugar donde el aprovechamiento hacia los viajeros sea tan descarado.
Estamos acostumbrados a ir por los lugares y que nuestra condición de europeos haga que tengamos que estar siempre alerta para que la gente que se dedica al turismo no quiera ganar más dinero de la cuenta con nosotros… pero en Bocas del Toro el abuso es excesivo, indiscriminado y con poco tacto, pues ni tan siquiera tienen la decencia de intentar disimular.
Ir de una isla a otra isla del archipiélago en barca, un trayecto de apenas 5 minutos, nos costó 5 dólares. Al ir a reclamar al barquero de turno, éste, con no demasiado entusiasmo, nos contó que la gasolina había subido.
Curiosamente 3 dólares nos costó un viaje en barca en Nicaragua de más de tres horas… y el precio de la gasolina es casi el mismo en ambos países.
Abusos como estos podríamos relatar unos cuantos, y a nosotros no hay cosa que más nos moleste que haya un sistema en el que la “caza del guiri” sea tan exagerada y de mal gusto.
Así pues, entre una cosa y la otra, de Bocas de Toro tan sólo nos llevamos un par de recuerdos agradables, el mejor de ellos sin duda un “tour” que hicimos en el que pudimos ver delfines.

Eso sí, los días de lluvia nos sirvieron para descansar en el hostal y empezar a pensar estrategias de cara a la viabilidad de la continuación de nuestra vuelta al mundo. Nuestro próximo salto a Chicago puede ser bastante decisivo.
¿Encontraremos trabajo y estaremos un par de meses allí? ¿No encontraremos y volaremos hacia Asia? ¿En que situación económica nos encontraremos proximamente?
Apenas faltan 14 horas para que salga nuestro avión… ya os iremos informando de cómo transcurre nuestra aventura de buscar trabajo en tierras yanquis.

Para saber información sobre los documentos para viajar a Panamá, visita nuestro foro de viajes.




Playa en la Isla Zapatilla, Bocas del Toro, Panamá

Playa en la Isla Zapatilla


Grupo de tres delfines bocas del toro

Grupo de tres delfines


Canal de Panamá

Canal de Panamá, paso 1


Canal de Panamá

Canal de Panamá, paso 2


Importancia del canal de Panamá

Canal de Panamá, paso 3


Canal de Panamá

Canal de Panamá, paso 4


Canal de Panamá

Canal de Panamá, paso 5


Skyline ciudad de Panamá

De fondo, el distrito bancario de la ciudad de Panamá


Plaza Francia ciudad de Panamá

Plaza Francia del casco antiguo de la ciudad de Panamá


Tomado un café en una terraza, Bocas del Toro, Panamá

Tomado un café en una terraza


Recorrido en bote por los canales, Bocas del Toro, Panamá

Recorrido en bote por los canales


Cayo Coral, en Bocas del Toro

Cayo Coral, en Bocas del Toro


En la bahía de los delfines, Bocas del Toro, Panamá

En la bahía de los delfines


Una Barracuda, en Cayo Coral, Bocas del Toro, Panamá

Una Barracuda, en Cayo Coral




1 Comentarios
Añadir comentario
24/07/2012 - Daniel Rodriguez
La gastronomia es algo impresionante hay sitios divinos de comida Italiana como el Sorrento, de Carne como Jymis, de Japones como Conos Temakeria Panama de Hamburguesas como Burger Rock. De verdad comer y viajar vale la pena!!!

 
Camino solidario
Camino solidario
Realizar proyectos humanitarios, es el modo de agradecerle al mundo lo que nos ha dado.
ÚLTIMO PROYECTO: Kabarnet, Kenia
+ info
Usuario Colaborador
Usuario Colaborador
Esta web sería insostenible sin los Usuarios Colaboradores. Por 5 € al año, podrás contribuir a que pueda seguir existiendo... + info