De hospitales por Indonesia y Singapur
La vuelta al mundo
Libros de viaje
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo

De hospitales por Indonesia y Singapur

Resumen de este post:
En este post relatamos, desde un punto de vista cómico, nuestro periplo por Indonesia y Singapur buscando un doctor que diera con la enfermedad que nos estaba complicando el viaje.


Martes 13-12-2011

VISITAS MÉDICAS EN BALI Y SINGAPUR


Por segunda vez, y como hace aproximadamente medio año, este blog vuelve a estar escrito en primera persona. Curiosamente, ambas
veces ha sido por el mismo motivo: explicar una enfermedad. No hace falta que intentes averiguar quien de los dos escribe, el nombre de
la enfermedad te lo dirá todo.

No he encontrado mejor manera de empezar este relato, que decir que cuando se viaja por un periodo largo de tiempo,
es mejor hacerse a la idea de que tarde o temprano vas a estar enfermo. Seguramente va a suceder, y la mayoría de cosas
desagradables que te pasan en la vida se afrontan mejor si uno las da por hecho y no intenta luchar contra ellas, ahorrándose así el
lamentable espectáculo de resultar perdedor en un juego al que uno no sabe muy bien a quien se enfrenta.
Estar enfermo es una magnífica oportunidad de reflexionar, y ante todo, es lo que da sentido a tener salud.

Después de arrastrar varios meses una infección que no se curaba con antibióticos, decidimos que Bali era el lugar perfecto para acudir al
hospital. Creíamos, todavía no sabemos la razón, que el sistema sanitario sería de primer nivel y que probablemente un buen médico
resolvería algo que médicos de Java, otra isla de Indonesia no habían podido curar.

La sensación al entrar al hospital de Bali fue de sosiego y el ambiente que reinaba en la sala de espera era distendido. Sabíamos que era
el mejor hospital de Bali y uno de los mejores del país.
Al cabo de poco rato nos atendió el enfermero, ataviado con una hermosa camisa floreada. Aquel hombre de mediana edad, fuerte como
un roble, tenía una cara amable. Ayudaba a dar esa impresión la enorme flor blanca que llevaba en la oreja.
Nos dirigió a la sala del doctor, que también venía uniformado con una camisa floreada propia del más aguerrido hawaiano discotequero.
Cuando quise poner encima de la mesa los análisis que me habían hecho en Java, tuve que apartar las flores que aquel simpático doctor
tenía dispuestas en su lugar de trabajo.
Me examinó y nos pidió que esperáramos afuera.
Allí fue cuando vimos un bonito espectáculo, el de la oficinista haciendo la ofrenda a sus dioses. El olor del incienso invadió el lugar, y
cuando aquella balinesa terminó sus rituales, volvió a sentarse delante del ordenador.
El doctor nos hizo pasar y estuvimos un rato discutiendo sobre mi enfermedad.
Cuando salimos del hospital, le dije a Carme:
- No, aquí no me curarán, pero...joder, ¡qué buen rollo!

Le dimos la razón a Philippe, un hombre muy divertido que habíamos conocido en nuestro hostal, que ya de buen principio nos dijo que si
me quería curar debíamos ir a Singapur. Miguel, gran amigo nuestro de Tenerife y que nos hizo de doctor a distancia, pensó que era un
buena idea.
Así pues, y como a menudo nos pasa, el siguiente punto de nuestro viaje no lo decidimos nosotros, sino el azar.

Lo malo de estar enfermo hoy en día es que existe internet y nos hemos vuelto muy curiosos, así que a esas alturas yo ya sabía el nombre
de mi enfermedad, prostatitis, y la manera cómo el doctor de Singapur iba a
corroborar aquello. A nivel científico no me acuerdo como se llamaba aquella prueba, pero a nivel coloquial se llama meter un dedo en el
culo.
Cuando el seguro médico me pasó el nombre del doctor, respiré aliviado: se llamaba Fong Yang.
Lo imaginé pequeñito y con los dedos pequeños, como la mayoría de chinos.
Cuando al abrir la puerta de la consulta apareció aquel chinazo de casi dos metros, me quise morir. Mientras me preguntaba mis datos y los
escribía en su carpeta, yo no podía mirarle a los ojos, pues mi mirada se desviaba irremediablemente hacia sus manos. ¡Madre mía del
consuelo! ¡Aquello iba a ser muy doloroso!
Nunca he encontrado una frase tan acertada para definir un pasaje de mi vida, como decir que en aquel momento reía para no llorar.
Instantes después, el doctor me tumbó en la camilla. Sin cariñitos ni nada, procedió a hacer su trabajo.
Más tarde, Carme me dijo que cuando retiró el dedo, en el ambiente resonó un ruido similar a cuando se descorcha una botella de cava.

El doctor Fong Yang confirmó mi enfermedad, me dio las medicinas y a parte de ellas me recetó paciencia.
Carme y yo decidimos que la Isla Tioman, en Malasia, eran un
buen lugar para encontrar mi sanación, así que hacia allí nos dirigimos.
Yo, tan sufrido, para que nadie pase por lo que yo he pasado, he decidido crear una asociación sin ánimo de lucro, que luchará con todas
sus fuerzas para evitar que personas de más de metro setenta se dediquen a la urología.

Nota: Si hubiéramos acudido antes al Taller Salud y Viajes, hubiéramos sabido que Xavi debería
haber tomado antibióticos hechos en Europa. Los que se tomó en un principio eran Indonesios (diferentes en composición, dicen que más
flojos) y eso hizo que la bacteria que tenía en la próstata se hiciera más resistente y tardara más en curarse...





7 Comentarios
Añadir comentario
13/12/2011 - finrod
aunque tu escrito tiene un rpofundo sentido de seriedad por tratarse de una enfermedad.... no puedo parar de reirme al imaginar tu cara al ver el doctor!!... jajajaja... bueno... por lo menos es algo conocido y curable... me alegro que todo este bajo control y que no sea sino cuestion de tiempo para que ´todo´ vuelva a la normalidad.... jajajaja...

Cuidense
13/12/2011 - Lola
Hola Javier y Carme!!!

Espero que te encuentres ya medio bien de tu enfermedad. Un saludo muy caluroso de vuestra amiga Lola
13/12/2011 - Marian
Ánimo Xavi, espero que pase pronto!
Un saludo para los dos. Besets!
13/12/2011 - Marina
Estaréis de acuerdo conmigo en que podías haber encontrado otra excusa para hacer una ´cura de salud´ en Tioman, no? Jaaaaa, jaaaa, jaaa yo tampoco puedo dejar de reírme, al menos el buen humor que no nos falte. Un petó ben gran
14/12/2011 - Antoni
Espero, Xavi, que esta enfermedad no requiera de muchas verificaciones, para
comprobar su total curación... je je je. Espero que a día de hoy ya estés muy
recuperado.
Una forta abraçada, per tú i la Carme.
Toni
14/12/2011 - Mireia Puntí
Ostres, Xavi, què bo!!! Je je, no puc para de riure!
Diuen que el riure cura, o sigui que ja fas bé d´agafar-t´ho rient. De ben segur que tornes a estar en plena forma ben aviat, que encara us falta molt món per córrer.
Una forta abraçada dels Rodamons!
16/12/2011 - ISABEL ROMÁN
XAVIER.
Ho sento, però no puc deixar de riure. Segur que el bon humor que demostres farà que la curació sigui més ràpida. Petonets.

 
Camino solidario
Camino solidario
Realizar proyectos humanitarios, es el modo de agradecerle al mundo lo que nos ha dado.
ÚLTIMO PROYECTO: Kabarnet, Kenia
+ info
Usuario Colaborador
Usuario Colaborador
Esta web sería insostenible sin los Usuarios Colaboradores. Por 1 € al mes, podrás contribuir a que pueda seguir existiendo... + info