TE QUEREMOS HACER UNA PREGUNTA
La vuelta al mundo
Libros de viaje
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo

Miércoles 21-09-2011

TE QUEREMOS HACER UNA PREGUNTA

Niños y niñas que estudian en Sjaki-Tari-Us.

Hay veces que uno no se da cuenta de algo hasta que no se lo preguntan directamente.
Así que el objetivo de nuestra pregunta no es saber la respuesta, sino que te des cuenta de algo que, como a nosotros nos sucedió, te puede haber pasado desapercibido: Viajando a países en vías de desarrollo, ¿cuántas personas con Síndrome de Down has visto?
Sí... la respuesta es que probablemente no hayas visto ninguna.
Y no... deja de intentar buscar una explicación en el hecho genético o racial. No tiene nada que ver con ello.
Entonces, ¿por qué cuando uno viaja no ve a personas con Síndrome de Down?
La respuesta que deducimos es tan sencilla como dolorosa. Estas personas no están integradas en la comunidad, y es probable que no salgan de su entorno familiar.

Mucho tiene que ver la idea de que es un castigo, especialmente en personas religiosas, que observan el hecho que sus hijos nazcan con alguna discapacidad como un castigo divino por algún pecado cometido. En esos casos, es probable que los familiares sientan vergüenza por ello, y que sea visto como una especie de deshonra familiar. Otro motivo es la ignorancia sobre qué les ocurre exactamente a estas personas.

Esto nos los explicaba Ilone, voluntaria de Sjaki-Tari-Us, una Fundación situada en Ubud (Bali) que tiene como propósito ayudar a las personas con discapacidad intelectual a desarrollarse y a integrarse en la sociedad.

Precisamente este tema nos toca de cerca, pues una Asociación con la que colaboramos a nivel profesional y a la que estamos vinculados emocionalmente, Aprodisca, es un referente en este campo. Desde que un grupo de padres, entre ellos la actual Gerente Carme Sureda, la pusieron en marcha hace 25 años en Montblanc, Tarragona, los logros de esta organización se han ido desencadenando hasta ser lo que es hoy en día: Un hermoso proyecto cargado de optimismo y superación. Aprodisca no sólo ha sido pionera en integrar a personas con discapacidad intelectual en la empresa ordinaria, sino que se ha reinventado tantas veces como ha triunfado, sembrando por el camino proyectos sociales emocionantes y un legado que generaciones futuras agradecerán. Un ejemplo de ello es su proyecto agroecológico Hortus Aprodiscae.
Cuando conocimos a Aprodisca y su emprededora líder, una pregunta en forma de deseo nos acudió a nuestra mente: ¿Por qué no habrá una Carme Sureda en cada lugar del mundo?

Y hoy, mientras escribimos esto, sonreímos porque hemos descubierto que en Bali, Indonesia, hay alguien como ella, que está luchando hace más de 5 años para que en esta isla haya un oasis, construyendo un proyecto maravilloso con las mismas bases y virtudes con las que Aprodisca se levantó hace 25 años.

Thijs van Harte, Holandés de origen Indonesio y padre de Tari, una niña nacida con el Síndrome de Down, fue uno de los fundadores de Sjaki-Tari-Us. Puso en marcha el proyecto motivado por la buena educación que recibía su hija en Holanda y su aprendizaje, pero también al darse cuenta que en Bali no existían los mismos recursos educativos y que la mayoría de las personas con discapacidad vivían al margen de la sociedad. Los inicios no fueron fáciles y el primer inconveniente fue la dificultad de encontrar a estas personas, puesto que normalmente vivían recluidas en sus casas. Tuvo que acudir a los médicos de familia para obtener esta información, luego hablar con los padres para vencer sus objeciones, su desconfianza y, algunas veces, su indignación por la intromisión en su vida privada.
Muchos fueron los conflictos que Thijs tuvo que afrontar y por eso es todavía más meritorio que su Fundación haya salido victoriosa de la más que ardua tarea de levantar una escuela donde se imparte formación a personas con discapacidad. Sjaki-Tari-Us depende únicamente de donaciones privadas y del beneficio neto de sus proyectos paralelos: Un restaurante-escuela en Ubud donde trabajan y estudian jóvenes con discapacidad, y la revista turística ´Love for Bali´.

Actualmente se está ofreciendo formación a unos 40 chicos y chicas. Pero tienen lista de espera, que no pueden asumir por falta de recursos económicos.

Así que, como nosotros soñamos con que haya un Aprodisca en cada lugar del mundo, no podíamos dar la espalda a una asociación que promete tener un largo recorrido en este difícil propósito de crear un mundo mejor. De este modo, reemprendemos nuestro camino solidario que iniciamos hace varios años y os presentamos nuestro 7º proyecto, que tendrá el ambicioso objetivo de recaudar, como mínimo, los 500 € que cuesta aproximadamente la escolarización de un niño/a durante un año. Como siempre, contamos contigo y pedimos tu colaboración para conseguir esta difícil meta.

Este proyecto lo queremos dedicar a nuestro amigo Joan Abelló. Él quiso contribuir con una donación económica a nuestro último proyecto en Hampi, India, pero por motivos bancarios, su donación llegó cuando el plazo ya estaba cerrado. Nos dijo que guardáramos el dinero y que lo invirtiéramos en nuestro siguiente proyecto.
Lamentablemente no va a poder verlo, pues una injusta enfermedad se lo llevó para siempre. Pero nunca nadie va a estar tan presente en un proyecto nuestro como él va a estarlo en el actual.

Joan, estem a Indonesia. El fons marí és impressionant, i cada cop que el gaudim, ens recordem de tu i de com te l’estimaves.

Más información sobre el proyecto Sjaki-Tari-Us


Haz tu aportación




En clase una maestra con un alumno.




Una de las actividades que se realizan en la biblioteca del centro.




La metodología de enseñanza está adaptada a las personas con discapacidad intelectual.




El grupo de jóvenes de Sjaki-Tari-Us.




La hora del almuerzo junta maestros, voluntarios, padres y alumnos.




Una de las aulas de Sjaki-Tari-Us.




Una de las actividades que se desarrollan es la gimnasia y los juegos.




1 Comentarios
Añadir comentario
21/09/2011 - Isabel Román
Xavier, Carme.
La mateixa reflexió que heu fet vosaltres en el vostre darrer escrit l´hem fet molts cops el Samuel i jo. A Perú ens trobem el mateix problema, i ara que el Samuel està treballant també amb persones discapacitades de vegades em diu que li agradaria poder replicar la feina de les entitats catalanes amb les que treballa a Perú. Com dieu, els discapacitats d´aquests països estan a casa, amagats de la vista de veïns, amics i coneguts. Conec algun cas tristíssim. Molt bona iniciativa. Petonets.

 
Camino solidario
Camino solidario
Realizar proyectos humanitarios, es el modo de agradecerle al mundo lo que nos ha dado.
ÚLTIMO PROYECTO: Kabarnet, Kenia
+ info
Usuario Colaborador
Usuario Colaborador
Esta web sería insostenible sin los Usuarios Colaboradores. Por 1 € al mes, podrás contribuir a que pueda seguir existiendo... + info