LÁGRIMAS AGRIDULCES EN LA FUNDACION VICENTE FERRER
La vuelta al mundo
Libros de viaje
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo

Sábado 08-08-2009

LÁGRIMAS AGRIDULCES EN LA FUNDACION VICENTE FERRER

Visitando a nuestro niño apadrinado en Anantapur, la IndiaTagurnaik, su hermana y su madre.

Estamos contentos, entonces… ¿por qué estas ganas de llorar? Nuestro cerebro dice no, nuestro cuerpo sí y las lágrimas contenidas se desbordan en cuanto arranca el coche que nos llevará de nuevo al Campus de la Fundación Vicente Ferrer.
Son lágrimas agridulces, lágrimas que fluyen desde algún lugar de muy adentro, un lugar que apenas recordabas que estaba ahí. Un lugar en donde no hay palabras ni razones, sino miradas, sonrisas, gestos, el calor de una manita en tu mano, el olor de un abrazo… emociones que se contagian a través del aire.

Hace sólo unos instantes estábamos con la familia de Tagurnaik, el niño que hemos apadrinado a través de la Fundación. No queríamos perder la oportunidad de conocerle pues nos gustaría crear un vínculo de amistad con él que perdure en el tiempo.
Sólo tiene 5 años y durante toda la visita ha estado un poco asustado. Algún gracioso del pueblo le ha dicho que nos lo íbamos a llevar. Nuestra última imagen de él ha sido un asomo de sonrisa… la primera que nos regalaba al ver que nos íbamos. Sin él.

Tagur, sus padres, hermana y abuelos viven en una pequeña casa de dos habitaciones: una sirve de cocina y despensa, y la otra sirve para todo lo demás. El baño está fuera. Fuera, fuera… Tienen hectáreas enteras de baño.
Esta casita está en un pueblo donde viven muchas más familias de intocables. El pueblo de los “tocables” está a unos cinco quilómetros de allí.
La mayoría de habitantes de este pueblo sólo han salido de allí para ir a sembrar, para llevar los búfalos a bañarse o como mucho para ir comprar al pueblo de los tocables.
No queda muy a mano, así que casi nunca reciben visitas, y menos de tocables. Y menos de gente blanca. El guía nos cuenta que somos los segundos que pisamos este pueblo y que para la familia es un honor recibir nuestra visita. Se sienten halagados, orgullosos.

Nada más llegar, una pareja encantadora de nuestra edad, los padres de Tagur, nos han recibido como si nos tratáramos de unos parientes a los que hace tiempo que no vieran. Ella, dirige el acontecimiento, exhultante. Nos obsequian con collares de flores, nos quitan el mal de ojo en un rápido ritual y vamos a su casa en comitiva, acompañados por todos los habitantes del pueblo. A Tagur le dicen que nos tiene que dar la mano y él obedece con el ceño fruncido. Nuestro interior empieza a llenarse de lágrimas agridulces.
Nos sentamos sobre las esterillas en la habitación de “para todo lo demás”, que por lo visto también sirve para recibir visitas, y nos presentan al resto de la familia. La abuela, con su pelo blanco recogido en una trenza que le llega a la cintura, nos mira con los ojos abiertos como platos y una sonrisa de oreja a oreja. Nos preguntamos qué estará pasando por su cabeza: sorpresa, alegría… No, no es eso solamente. Nos llega algo muy fuerte, muy positivo, algo muy bonito que evidentemente no podemos explicar. Más lágrimas agridulces.
Desgraciadamente no nos podemos comunicar con fluidez, pues ellos sólo hablan Telugu y nosotros no. El guía hace de traductor pero no es lo mismo.
Nos sirven un pica-pica y unas pastitas. No nos queremos imaginar lo que les ha costado conseguir esos víveres en nuestro honor. Nos han contado que el jornal de un campesino ronda entre 20 a 30 Rupias (30 o 40 céntimos de Euro). Las lágrimas agridulces siguen llenándonos.
La gente del pueblo está amontonada delante de la puerta de casa de Tagur, no se quieren perder nada. Al final alguien decide que salgamos a fuera, así todo el mundo estará contento. Allí nos hacemos las fotos que les enviaremos cuando lleguemos a Barcelona. Estamos seguros que les hará mucha ilusión.

Todo lo demás pasa como a cámara lenta: decenas de sonrisas, alguien que te acaricia la mejilla, una mano que estrecha la tuya de camino al coche… hasta que estás dentro. Miras fuera y sólo alcanzas a ver manos, miradas dulces y sonrisas. Sonrisas tan amplias, tan enormes que te puedes perder en ellas.

Ahora, miramos atrás, las lágrimas agridulces nos emborronan la escena, pero aun alcanzamos a ver como un gran grupo de niños corre detrás del coche moviendo sus manos. Y siguen corriendo y se van haciendo pequeñitos a medida que el coche alcanza más velocidad, hasta que ya no podemos distinguirlos.


Con toda la familia de nuestro niño apadrinado en Anantapur, la India

Con toda la familia en casa de Tagur.


Visitando a nuestro niño apadrinado en Anantapur, la India

Los demás habitantes del pueblo no quieren perderse ningún detalle.


Visitando a nuestro niño apadrinado en Anantapur, la India

Al partir, a un lado del coche estaban las chicas.


Visitando a nuestro niño apadrinado en Anantapur, la India

Y al otro lado... los chicos.


Fundacion Vicente Ferrer en la India

Con Rojamma, la niña apadrinada de nuestra cuñada.


Fundacion Vicente Ferrer en la India

Toda la gente nos pide fotos, que luego mandaremos.


Mujeres de grupos tribales en Anantapur, la India

Mujeres de grupos tribales, en una visita a un proyecto de la Fundación.


Fundacion Vicente Ferrer en la India

Rojamma y sus mejores amigas.


Fundacion Vicente Ferrer en la India

Uno de los niños del pueblo en que fuimos a visitar el proyecto de biogas.


Fundacion Vicente Ferrer en la India

Como no nos podíamos comunicar, ella nos dio de la mano...


Fundacion Vicente Ferrer en la India

Niños del pueblo en que visitamos el proyecto de ganado y ladrillos.


Fundacion Vicente Ferrer en la India

Una de las familias que se beneficia del proyecto de ganado.


Fundacion Vicente Ferrer en la India

Con la familia de Tagurnaik.


Fundacion Vicente Ferrer en la India

Hombrecitos del pueblo.




2 Comentarios
Añadir comentario
9/01/2013 - Akasha83
Me presento, soy Vero, de Viajar code: Verónica.

Estoy descubriendo vuestro blog y deciros que me está encantando. Si no os
importa os añadiré a la lista en el mio, puesto que teneis una experiencia en viajes que es muy enriquecedora.
Yo acabo de apadrinar en la fundación Vicente Ferrer a una niña llamada Asha. Y aunque la India no está en mi prioridades, me da que algún día iremos a verla!

10/04/2013 - rosa
enhorabueno por vuestro blog!
en noviembre vamos dos amigas a Anantampur, a la Fundación VF, sin viaje organizado. Volaremos a Bangalore, estaremos 5 días de ruta turistica por nuestra cuenta, después los 4 días en la Fundación y de vuelta a Bangalore para la vuelta a Barcelona.
Es la primera vez que iremos a la InDIA, no sabemos ingles, de momento estamos recopilando información y nos gustaria saber de Bangalore a la Fundación para estos 5 días, que nos recomendaís vosotros y como acceder llegar (tren, taxi....).
Gracias
Rosa

 
Camino solidario
Camino solidario
Realizar proyectos humanitarios, es el modo de agradecerle al mundo lo que nos ha dado.
ÚLTIMO PROYECTO: Kabarnet, Kenia
+ info
Usuario Colaborador
Usuario Colaborador
Esta web sería insostenible sin los Usuarios Colaboradores. Por 1 € al mes, podrás contribuir a que pueda seguir existiendo... + info