ASUÁN, ACOSO Y AMISTAD
La vuelta al mundo
Libros de viaje
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo

Viernes 07-05-2010

ASUÁN, ACOSO Y AMISTAD

asuan-egiptoDe Izquierda a derecha con: Rolf, Ismail, Ignasi y Matt

En Egipto te puedes encontrar con lo mejor y con lo peor. La cara amable y hospitalaria propia de los países de Oriente Próximo, o bien el turismo masivo y las típicas sanguijuelas que viven de él. El mejor ejemplo de esto lo encontramos en Asuán, la ciudad más meridional del país.

Swenet o Syene fueron sus nombres durante el antiguo Egipto y más tarde durante la antigüedad grecorromana, épocas en las que esta ciudad era la cantera del país, de donde salía el material para construir pirámides, obeliscos, estatuas, y templos. Asuán es la ciudad de paso hacia el corazón de Africa, mezcla de tradiciones, etnias, razas y culturas. Y como buen lugar de encuentro, allí fue donde nuestro amigo Ignasi del Vendrell, se unió por unas semanas al viaje.

Asuán está bañada por el Nilo. Es un sitio mágico, encantador. Una luz especial ilumina las velas de las falucas , las antiguas embarcaciones que se deslizan por el río al son del viento. Por la noche, la gran fuente de Egipto se viste con sus mejores galas y refleja algunas luces que parpadean, las estrellas y la luna. Hay varios restaurantes sencillos en la orilla, sobre antiguos barcos o plataformas que se balancean suavemente mientras cenas y saboreas la exquisita comida Egipcia. Por ende, Asuán es la ciudad desde la que parten los autobuses hacia el impresionante sitio arqueológico de Abu Simbel, o Filae y la gran presa.

Quizás por todas estas bondades se haya convertido en un lugar obligado para los turistas y cada día desembarcan allí hordas de pasajeros de los archiconocidos cruceros. Pero así como Luxor ha sabido mantener su autenticidad, Asuán se ha volcado hacia el negocio turístico y, en ese ímpetu, nos da la sensación que ha perdido algo por el camino. El mercado, una de las calles que atraviesa toda la ciudad, es un conjunto de tiendas de souvenirs en los que poco queda de algo que no te recuerde que estás sólo de paso. Centenares de vendedores te abordan, te gritan, te acosan. Lo que empieza siendo un agradable paseo, se convierte en una pesadilla digna de olvidar. Pasear cerca de “La Corniche” –el paseo junto al río- también se convierte en un dolor de cabeza cuando te han parado más de treinta capitanes de faluca para venderte un tour. Lo que en el resto de Egipto es regateo, en Asuán por lo general se convierte en estafa sin prerrogativa. La cuenta se puede llegar a multiplicar por veinte si eres un guiri despistado.

Pero la suerte hizo que durante nuestra estancia en Asuán conociéramos alguien que nos regalaría otra visión de Asuán y de sus gentes. Uno de aquellos atardeceres estábamos en un parque junto al río disfrutando de una puesta de sol maravillosa, cuando un señor maduro se sentó en el banco de al lado. Túnica blanca, turbante blanco… irradiaba luz. La brisa del atardecer nos acercaba a ráfagas su embriagador perfume de ámbar. En silencio él también observaba como desaparecía el Sol, dejando tras de sí un abanico de colores cobrizos junto al río de los faraones. Ya estábamos a punto de irnos a cenar, cuando con su aterciopelada voz se presentó. Él era Ismail. Había trabajado durante toda su vida como profesor de submarinismo en el Mar Rojo con grupos de turistas y hablaba con soltura más de tres lenguas europeas.
Enseguida vimos que no se trataba de una persona corriente. Sus reflexiones sobre el mundo, sobre la vida, la paz que transmitía… era algo que arrastraba, que atraía. Nos invitó los días siguientes a su casa para seguir conversando y nos obsequió con su delicioso té a la menta. Durante esos días nos enseñó a reconocer las estrellas, las constelaciones y a jugar a ‘taula’ –o backgamon- muy popular en las ‘Ahwas’ o cafeterías de Egipto. Pero llegó el día que tuvimos que partir para seguir nuestra ruta...

Así que si algún día vas a Asuán, no pierdas la oportunidad de conocer a Ismail, lo reconocerás por su luz, su dulce y permanente sonrisa y sus sabias palabras. Si lo haces, dile que cuando miramos al cielo, pensamos en él. Dile que esperamos volverlo a ver algún día de estos. ¡Inxalá!



falucca-asuan-egipto

Faluccas navegando por el Nilo en Asuán


desierto-asuan-egipto

En la orilla frente Asuán empieza el desierto


puesta sol-asuan-egipto

Puesta de sol desde el parque junto al Nilo


abu simbel-egipto

Detalle de la entrada del templo de Ramsés II en Abu Simbel


abu simbel-egipto

Detalle de la entrada del templo de Nefertari en Abu Simbel


abu simbel-egipto

Con Ignasi frente al templo de Ramses II en Abu simbel


asuan-egipto

Detalle de el portal de una vivienda. Las manos significan una especie de protección


asuan-egipto

En el mirador de uno de los parques de la ciudad


filae-asuan-egipto

Para llegar a Filae es necesario llegar en barco


filae-asuan-egipto

El templo de Filae es uno es uno de los más bonitos y menos visitados


filae-asuan-egipto

Dos jovencitas se hacen fotos frente al templo


fiale-asuan-egipto

En el interior del templo de Filae


abu simbel-egipto

Vista de los dos templos de Abu Simbel


backgamon-asuan-egipto

Ismail enseñando a Ignasi a jugar a taula




0 Comentarios
Añadir comentario
No hay comentarios sobre este blog
Camino solidario
Camino solidario
Realizar proyectos humanitarios, es el modo de agradecerle al mundo lo que nos ha dado.
ÚLTIMO PROYECTO: Kabarnet, Kenia
+ info
Usuario Colaborador
Usuario Colaborador
Esta web sería insostenible sin los Usuarios Colaboradores. Por 1 € al mes, podrás contribuir a que pueda seguir existiendo... + info