SAN FRANCISCO, LA BAHÍA DE LA NIEBLA
La vuelta al mundo
Libros de viaje
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo
  • Vuelta al mundo

Jueves 01-09-2005

SAN FRANCISCO, LA BAHÍA DE LA NIEBLA


De camino hacia el aeropuerto teníamos una sensación extraña. Como si fuera la primera vez que lleváramos la mochila sobre la espalda y la primera vez que nos aventurábamos en un viaje. Teníamos la sensación de dejar un hogar, con nuestra nueva familia, Zigor e Ignasi, sólo que esta vez, a diferencia de la primera en Barcelona, la dejaríamos para siempre.

Nos dirigíamos a San Francisco, una de las ciudades que encabezó el movimiento hippy en los ’60, en la costa oeste del país.Llegamos tras siete horas de vuelo durante toda la noche. Lo primero que nos chocó fue el clima. Estábamos convencidos de que haría mucho calor y ya nos veíamos tomando el sol en las playas de California, como en las pelis... ¡nada más alejado de la realidad!!! Sólo llegar tuvimos que sacar el polar del fondo de la mochila porque hacía un frío parecido al del invierno de Barcelona. Más tarde nos desvelaron las peculiaridades del clima de la ciudad: Niebla, viento, humedad y lluvia.


Habíamos reservado lugar en un hostal juvenil, el “San Francisco City Center”. Al contrario de los albergues que habíamos encontrado en New York, éste estaba de fábula: limpio, con todas las comodidades que necesitábamos y con una atención excelente. Pero todo no puede ser perfecto, y es que el barrio en el que estaba era uno de los más conflictivos de la ciudad. Sobre todo había una cantidad de indigentes fuera de lo común, casi todos con problemas mentales. Nosotros, medio en broma, comenzamos a imaginar el porqué: ¿Quizás los hippies habían tomado demasiadas drogas y ahora estaban pagando las consecuencias? ¿Los manicomios habían cerrado “por vacaciones”? ¡Cuál fue nuestra sorpresa cuando nos explicaron la verdadera razón y vimos que no estábamos tan alejados de la verdad!! Y es que al gobierno últimamente le había dado por recortar presupuesto en temas de asistencia social, de forma que algunos de los centros de salud mental, albergues, etc, habían tenido que cerrar dejando un montón de gente en la calle. Todos sabemos cuáles son las prioridades del gobierno de Bush y su amiguito Schwarzenegger, el gobernador de California. No hace falta entrar en detalles.


En San Francisco reencontramos a una persona muy especial, Anna, pues este año lo pasará estudiando en Berkeley. Con ella, con su novio Abhinav y otros amigos, como Vivek y Anshul, quedamos un par de noches en el barrio de Missiones, la zona más de moda actualmente para salir de fiesta. Gracias a Vivek, que nos prestó su ordenador, pudimos actualizar nuestra página web mientras estábamos en San Francisco, pues los cybercafés eran muy caros para nuestro presupuesto.
San Francisco está situado en la orilla de una larga bahía que forma un gran puerto natural. La ciudad se caracteriza por sus empinadas calles y las impresionantes vistas de la bahía, con las montañas que la rodean. Aparte de esto hay muchos lugares para visitar. Como por ejemplo el mítico y tan conocido Golden Gate Bridge, el puente rojo de estructura metálica que conecta San Francisco con Marin Headland. Casi siempre está tapado por la niebla, por lo que aprovechamos uno de los días claros para recorrerlo de punta a punta.


Otro de los puntos turísticos de San Francisco es Fisherman’s Warf, que está en la zona portuaria, un antiguo barrio de pescadores italianos que ahora se ha convertido en la principal zona de recreo de la ciudad con gran cantidad de restaurantes donde el plato principal es el pescado. Allí también, en el Pier 39 , hay una zona llena de leones marinos. Para llegar, tomamos el “cable”, que es uno de los tranvías más antiguos del mundo que funciona. Son estos tranvías en los que parte de los pasajeros viajan “colgados” de una barra en los laterales.

Desde allí, el puerto, salen los barcos hacia la prisión de Alcatraz, la cual actualmente sólo funciona a nivel turístico. Esta prisión, que tan famosa la ha hecho el mundo del cine, en su periodo más glorioso albergó a los delincuentes más peligrosos de los Estados Unidos, como por ejemplo Al Capone. Las vistas desde allí de la ciudad, de la bahía y del Golden Gate Bridge son tambien hermosas. Desde donde también se puede disfrutar de unas vistas de la ciudad magníficas es desde la Coit Tower, situada en uno de los cerros más altos.

Uno de los puntos de la ciudad que nos gustó más fue la calle Haight. En esta zona de San Francisco fue dónde en los ’60 se establecieron muchos de los hippies. Aún hoy se puede sentir esta influencia en el tipo de tiendas que hay, en la decoración de las casas, etc. También aquí se puede palpar el inconformismo y la crítica política. Vimos carteles en contra de la guerra, en contra del gobierno de Bush, llamamientos a manifestaciones populares… esto la verdad es que tranquiliza. Hemos hablado de ello alguna vez con americanos y muchas veces con forasteros y parece que existen dos Estados Unidos completamente diferentes. Uno, los estados que comprenden las dos franjas costeras, caracterizados por su apertura, mezcla de culturas y de razas. Y otro, los estados centrales, lo que nosotros denominamos “la América profunda”, que se caracterizan por una falta de información, lo que los hace más vulnerables a la manipulación. Nosotros sólo hemos conocido uno de estos dos mundos, por lo cual no podemos tener una visión completa de la situación.

Volviendo a la ciudad de San Francisco, es una ciudad que se caracteriza y se hace conocer a si misma por su apertura a otras culturas, a diferentes maneras de pensar. Por la calle es habitual ver parejas homosexuales cogidas de la mano, parejas mixtas de diferentes razas, etc.
La calle Haight lleva al Golden Gate Park, el parque más grande de la ciudad. Allí hay jardines botánicos, el jardín de té japonés, etc. Cuando estuvimos allí, nos plantamos en una explanada gigante de césped dónde había mucha gente pasando el rato. Entre ellos, había un grupo de personas tocando tambores. En este ambiente te podías llegar a imaginar que había sido en los ’60 en plena época de los hippies, sobre todo porque aún corren por allí algunos de aquella época que siguen manteniendo su ideología e indumentaria. Muy curioso es también visitar el Chinatown, una de las comunidades chinas más grandes fuera de China.


Durante los días que pasamos en San Francisco, New Orleans estaba viviendo el desastre del huracán Katrina, donde se vio claramente la ineptitud del actual gobierno norteamericano a la hora de enfrentarse con ese tipo de situaciones. Pero la gente también ve más allá. con esta tragedia han salido a la luz las desigualdades sociales que existen en los Estados Unidos, sobre todo a nivel racial. Han muerto casi un millar de personas, muchas de ellas por la desgracia de no tener un vehículo propio en el cual huir. Todo esto en el país más rico del mundo, el país que dedica al aparato militar un presupuesto multimillonario... para nosotros esto no es riqueza... para nosotros la riqueza real sería vivir en una sociedad donde todos tuvieran las mismas oportunidades, dónde la gente sólo se tuviera que preocupar de las enfermedades por su gravedad y no por lo que vale curarlas, dónde la gente enferma o incapacitada estuviera bien atendida y en condiciones. La riqueza de los Estados Unidos no la queremos para nosotros.


Nuestro tiempo en Estados Unidos se acababa. Asia nos estaba esperando. Pero antes, una triste despedida de Anna y de sus amigos, que tan bien nos trataron en nuestros días en San Francisco. Esperamos que a Anna le vaya bien en su año escolar en Berckley, y desde aquí aprovechamos para decirle que aunque ahora viva en San Francisco, aunque antes viviera en Londres y aunque haya nacido en un pueblo del sur de Inglaterra, siempre sera la Anna de Barcelona.




0 Comentarios
Añadir comentario
No hay comentarios sobre este blog
Camino solidario
Camino solidario
Realizar proyectos humanitarios, es el modo de agradecerle al mundo lo que nos ha dado.
ÚLTIMO PROYECTO: Kabarnet, Kenia
+ info
Usuario Colaborador
Usuario Colaborador
Esta web sería insostenible sin los Usuarios Colaboradores. Por 1 € al mes, podrás contribuir a que pueda seguir existiendo... + info